Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

eMujeres | Edición Marzo

Scroll to top

Top

No Comments

La flor de cempasuchil

La flor de cempasuchil
Lic. Hortensia Flores G.

La Leyenda sobre ésta flor originaria de México y América Central, cuenta que era costumbre en Maninalco al morir alguien, que los familiares adornaran la tumba con ramos de pequeñas flores amarillas llamadas “Tonalxochitl”, pues se creía que estas flores poseían la habilidad de guardar en sus corolas el calor de los rayos solares.

Los Mexicas al pasar por el Valle de Malinalco adoptaron esta tradición, sólo que a ellos esa flor les pareció muy sencilla, por lo que, con el paso del tiempo, la transformaron en una flor con más pétalos, ya que lograron juntar en una sola flor veinte de aquellas pequeñas flores.  Es por ello que a partir de ese momento su nombre en náhuatl fue cempōhualxōchitl (“veinte flores”, o de los 400 pétalos).

El nombre se fue transformando y hoy día se conoce como “cempasúchitl”; y aún cuando a simple vista el “cempasúchitl” parece una sola flor, podemos constatar que en realidad se trata de un conjunto de pequeñas flores, que se encuentran agrupadas en una sola cabeza floral.

¿Sabes por qué en México adquirió el sobrenombre de “Flor de Muertos”?

La razón es que la flor es utilizada como parte de la decoración, tanto de las tumbas como de los altares u ofrendas, que son rituales típicos en México para la Celebración del Día de Muertos.  En algunos estados de la República, no solo decoran, ya que se acostumbra crear un sendero con los pétalos, que será el camino desde la puerta de la casa hasta el altar de muertos, para que los espíritus de los seres queridos puedan llegar hasta él y a su vez les sirva para saber cómo regresar a su lugar de descanso.

Esta tradición proviene de los aztecas ya que según sus creencias, el Dios Huitzilopochtli les concedió la flor como una forma de señalar las tumbas de los difuntos, ya que por el calor del sol, los pétalos (de color naranja o amarillo muy radiante)  iluminaban su camino.

El “cempasúchitl” sólo florece después de la época de lluvias, y es actualmente uno de los íconos de las fiestas de muertos, que celebramos en México durante los días 1 y 2 de noviembre; así como las calaveritas que por cierto antes sólo eran de azúcar y hoy existen de diversos tipos(amaranto, chocolate, etc.) y el pan de muerto.

Por otra parte, siguiendo la tradición de nuestros antepasados, que eran grandes conocedores de la herbolaria; todavía en algunas regiones del País utilizan la flor de “cempasúchitl” para fines medicinales, es decir como remedio para enfermedades o malestares como:

  • Aliviar cólicos
  • Combatir parásitos intestinales.
  • Evitar o destruir la formación de hongos y bacterias
  • Enfermedades respiratorias
  • Enfermedades oculares (principalmente cuidado de la retina)
  • Falta de apetito
  • Afecciones hepáticas, bilis, vómito, indigestión y otros

Porque se dice que la flor tiene propiedades: antibacterianas, antifúngicas (tratamiento de hongos),  antioxidantes y vermífugas (atacan lombrices); aunque nada ha sido debidamente documentado.

Otros usos de la flor son:

  • Para formar collares que simbolizan la “bienaventuranza”.
  • Como colorante para el consumo avícola, para aumentar la coloración amarilla de la piel y de la yema de los huevos.
  • Como ingrediente de algunas sopas e infusiones.
  • Para la elaboración de insecticidas o como abono orgánico para combatir plagas.
  • En la industria textil como colorante para los tintes crema y amarillo.
  • En la industria farmacéutica también se está utilizando para atacar enfermedades coronarias, para prevenir el cáncer y atacar algunas enfermedades de acuerdo a los laboratorios.
  • Como colorante en la industria cosmética.

Su cultivo en México se extiende principalmente por los estados de Chiapas, Estado de México, Morelos, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Tlaxcala, Oaxaca y Veracruz.

Se dice que durante el siglo XVI, esta planta fue llevada de América a Europa, por lo que actualmente, la Flor de “cempasúchitl”, es conocida en muchas partes del mundo como en Francia y los Estados Unidos y se han desarrollado alrededor de unas 100 variedades.

¡Hasta la próxima!

Submit a Comment