Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

eMujeres | Edición Marzo

Scroll to top

Top

No Comments

Sal y embarazo ¿buena combinación?

Sal y embarazo ¿buena combinación?

El sodio es el principal elemento de la sal y  regula el equilibrio del agua en el organismo y constituye el 90% del peso total del feto, que oscila entre el 50% y 60% del peso de la mujer embarazada. Es el elemento químico cuyo exceso en los líquidos corporales se asocia a retención de líquidos, edemas e hipertensión arterial, signos muy importantes durante el embarazo.

El metabolismo del sodio se ve alterado durante la gestación, lo que conduce a la aparición de edema, es decir, tiene lugar una retención de líquidos leve. Ésta se da principalmente en las extremidades inferiores a medida que avanza el embarazo, de manera que la hinchazón de las piernas se acentúa durante el último trimestre. En la mayoría de los casos, la retención de líquidos que se da en las piernas durante el embarazo no es algo patológico y no tiene relación con el sodio. Se debe más bien a la presión del útero en crecimiento sobre las venas que retornan el líquido desde las piernas. No debe confundirse con el edema generalizado y patológico que acompaña a la hipertensión inducida por el embarazo, que es un dato muy importante en el diagnóstico de pre eclampsia y eclampsia.

No hay estudios serios que demuestren que la sal es un factor importante en el desarrollo de patología materna pero si en el sentido de aumento de la tensión arterial y edema (hinchazón) generalizada, por lo que la sugerencia a las mujeres embarazadas es disminuir el consumo de sal y solo en casos extremos o con la presencia de pre eclampsia, suspenderla definitivamente.

Aún sin poner sal a nuestros alimentos cotidianos, no debemos olvidar que existen alimentos que tienen la sal en su composición (chorizo, jamones, alimentos enlatados, etc.) con los cuales hay que tener cuidado, para no excederse en su consumo. Las mujeres embarazadas no deben consumir carnes saladas o ahumadas (tocino, etc.)

En la mesa no hay que añadir más sal a los alimentos si estos ya están cocinados con sal.

Es muy importante el control mensual con su médico obstetra que se asegurará que su tensión arterial esté en límites normales y le aconsejará la cantidad de sal que debe tomar o la excluirá de su dieta. Este es uno de los consejos para cada paciente. No debemos generalizar.

Si tiene dudas o desea mayor información ¡contáctenos!

Submit a Comment